900 83 49 68 info@topozono.com

Contenedores Reefer

· Protege la inversión mientras la mercancía está en tránsito.

· Mejora en gran medida la seguridad de los alimentos al controlar moldes, levaduras, etileno, Salmonella, E. coli, Listeria y otros contaminantes en el aire y en superficies.

· Reduce o elimina el uso de químicos.

· El Ozono es un potente desinfectante libre de residuos que, inmediatamente, se transforma en oxígeno, manteniendo el sabor natural del producto, así como su textura y su olor intactos.

· Cumple con las directrices orgánicas del USDA, la FDA y todo tipo de organismos reguladores.

· Mantiene la frescura de los alimentos, garantizando que la mercancía conserve el valor máximo para su envío.

· Vida extendida en la estantería al esterilizar la mercancía y disminuir encogimiento y decaimiento.

· Ahorra dinero al reducir el procesamiento de desperdicios, reempaque y procesamiento de reclamaciones relacionadas.

· Permite que los productos sensibles se envíen de forma económica a distancias más largas, ayudándole a alcanzar y desarrollar nuevos mercados.

· Amplía los tipos de productos frigoríficos para los envíos premium.

· Aumentar las oportunidades de mercado ya que nuevas rutas son ahora posibles porque los productos básicos pueden sobrevivir en el océano.

· Funciona tanto en contenedores nuevos como usados. No requiere pruebas de presión o inyección de gas.

LOS MICROORGANISMOS EN LA PUTREFACCIÓN

Los microorganismos en los alimentos ocasionan la putrefacción de los mismos. La mayor parte de los alimentos crudos sanos llegan a tener hasta varios millones de microbios por gramo. El procedimiento normal de lavado puede reducir la carga microbial nativa en la superficie del alimento hasta en un 99%.

Con una microflora remanente de uno a diez mil microbios por gramo y una temperatura de 5ºC, la putrefacción de frutas y verduras ocurre entre los 10 y 14 días. A menor carga microbial inicial, mayor será la vida del producto.

El Ozono, siendo el germicida de mayor eficacia, con una exposición adecuada, eliminará totalmente cualquier microorganismo, prolongando la vida de los alimentos.

CÁMARAS FRÍAS PARA LA POSTCOSECHA Y CAJAS REFRIGERADAS DE EMBARQUE

El Ozono degrada el etileno y los olores en cámaras de enfriamiento y cajas refrigeradas para embarque. En almacenamientos mixtos de frutas y hortalizas desinfecta el sistema de humidificación y la superficie de cámaras refrigeradas, eliminando las esporas fungosas en el aire del almacén. El Ozono trabaja mejor a temperaturas más frescas y a humedades relativas más altas (85 a 95%).

La presencia de personas en las cámaras frigoríficas no revestirá de importancia para realizar los cálculos, ya que el tiempo de permanencia de los operarios dentro de la cámara es irrelevante. En la mayoría de las hortalizas y frutas se recomienda una concentración de Ozono en aire de 0,3 ppm.

Los beneficios más importantes en las operaciones de almacenamiento serán una reducción sustancial de producción de esporas fungosas en la superficie de productos infectados y el evitar una diseminación secundaria del producto infectado hacia productos adyacentes.

Los empaques de frutas y hortalizas deberán permitir la aireación para que el Ozono entre en contacto directo con el producto. La eficiencia del Ozono vendrá determinada en función del mayor grado de ventilación posible sin debilitar el envase. Las unidades colocadas en envases de alta ventilación, como son los recipientes plásticos retornables, suprimen más eficientemente el desarrollo fungoso sobre la superficie del producto que las unidades que tienen menos perforaciones de ventilación.

Hay que tener en cuenta que la presencia de superficies de madera, insulación de uretano, cartón y otros materiales corrugados en el almacenamiento crean una demanda adicional en la aplicación de Ozono, lo cuál puede reducir la efectividad de dosis aplicadas. Por tanto, el tratamiento con Ozono tendrá más efectividad y mayor beneficio económico si se realiza en el almacenamiento postcosecha antes del empaque para el embarque.

En los sistemas de filtración de aire, la destrucción del etileno por el Ozono aumenta la vida de los alimentos sensibles al etileno. Inyectar Ozono a través de sistemas de aire forzado instalados en la parte alta es lo más recomendable, siendo lo más eficaz distribuirlo desde una unidad montada en el techo, ya que el Ozono pesa más que el aire y tiende a descender por su propio peso. Además, el tratamiento de Ozono induce la formación de compuestos, defensas naturales de la planta, que están involucrados en la resistencia ante la putrefacción de postcosecha. Sin embargo, la exposición excesiva al Ozono podría llegar a dañar el tejido de la planta, pudiendo reducir la Vida de Anaquel *, algo que nos indica que no es válido cualquier nivel de ozonización.

(*) La Vida de Anaquel es el tiempo durante el cual un producto es útil para el consumidor sin causar ningún prejuicio a su salud y/o sin perder su funcionalidad.

La dosis de Ozono recomendada para la conservación de frutas y hortalizas en cuartos fríos es de 0.3 ppm. Se logra con un equipo que genere 2 gr/h por cada 80 m3 de aire.

El Ozono en los contenedores refrigerados

Una vez embarcados los productos perecederos en el contenedor refrigerado, en periodos tan cortos como son tres semanas, llega a perderse entre el 5% y el 10% del cargamento. Esto obliga al embarque de frutas y verduras poco maduradas al sol y ocasiona, además de los gastos por la propia merma, gastos de manipulación para la selección y extracción del género estropeado, gastos de destrucción del mismo, además de un coste extra en el transporte de unos alimentos que luego se desecharán por estar en mal estado.

Siendo un gas que penetrará en toda la atmósfera interna del contenedor, la aplicación de Ozono dentro del contenedor eliminará el etileno, impidiendo la maduración, además de limitar con mucha eficacia la corrupción de todo tipo de perecederos al evitar la proliferación de patógenos por contaminación cruzada, como son los hongos, esporas, bacterias, virus, etc.

Los equipos ozonizadores fijos pueden amortizarse en tan sólo 5 a 10 transportes.

El ácido Nítrico

Cuando en los reactores de Ozono se combina el Nitrógeno y la humedad (H2O) contenidos en el aire, se genera el ácido nítrico (HNO3), tan perjudicial para la maquinaria por los graves efectos de corrosión que origina. Además de ser cuidadoso en la elección de los materiales utilizados en la fabricación de los reactores, existen diversos sistemas para evitar dicho problema.

En las imágenes podemos ver las consecuencias del ácido nítrico en los reactores del generador de Ozono fabricados por una gran multinacional. Como puede comprobarse, la utilización de materiales incorrectos y la falta de sistemas de prevención del ácido nítrico ocasionaron en este caso la destrucción de la máquina, afectando incluso a los componentes de cristal

La difusión del Ozono

La difusión del gas de Ozono en aire o en líquido actúa de forma similar a como lo hace el aceite. Avanza lentamente, ampliando su alcance de forma diametral a medida que el foco de contacto inyecta más gas y toda la línea del frente del mismo elimina cualquier compuesto reducible por este elemento. Por tanto, para su efectividad, no sólo consideraremos valores como la temperatura, grado de humedad y riqueza de mezcla, sino que, junto con el nivel de producción del generador, deberemos considerar la capacidad de difusión para lograr una rápida y amplia expansión, lográndose eso con la potencia aportada por ventiladores, bombas y turbinas. Así, dependiendo de esa potencia, necesitaremos mayor o menor producción de Ozono.

Sabiendo que cualquier desinfectante aumenta el índice de oxidación de muchos metales, los sistemas de difusión nos permitirán aumentar la desinfección mientras reducimos el nivel de oxidación.

Abrir chat
1
Hola
¿En que podemos ayudarte?